Linares

Venezolanos en México aprenden a decir "órale" [Parte II]: Albinson Linares

El periodista Albinson Linares es un lector voraz y busca en su rápido hablar oriundo del Táchira, meter en un mismo argumento a José Trigo, Pedro Páramo y Noticias desde el Imperio junto a Doña Barbara, Cuando quiero llorar no lloro y Piedra de mar. Más a fondo, responde que aquel coctel literario mexicano-venezolano responde a su padre. “Él estudio en el Colmex y pude vacacionar la ciudad en mi niñez al menos unas 15 veces. Adoro su gastronomía, arte, cultura y —ya quedó claro— escritores”.

Linares dirigió las revistas Exceso y Cocina y vino; formó parte del equipo ganador del Premio Gabriel García Márquez de periodismo de la extinta Unidad de Investigación del diario Últimas Noticias por los sucesos del 12 de febrero del 2014; publicó dos libros y su pluma se lee en diversos medios internacionales.

“La última década fue buena para mí”, contesta pensativo cuando se le pregunta por qué con todo ese éxito profesional en su haber, decidió establecerse en la capital de México. “En 2011 sentí que mi carrera como periodista y escritor había tocado cierto techo dentro del país. Muchos escritores y periodistas que me han influido tuvieron esa experiencia del desarraigo y la movilidad, que tanto enriqueció sus obras. Así que emocionalmente estaba preparado para irme”, concluye.

Al día de hoy está lejos de las salas de redacción que lo forjaron y se pasó a la acera de enfrente: se dedica a brindar asesorías editoriales y maneja cuentas de comunicaciones corporativas con diversas empresas y, sin dejar de lado la pluma, colabora para el diario Milenio y Reforma y el portal Letras Libres.

—Tu carrera como periodista es muy reconocida en Venezuela, ¿aspiras lo mismo en México o te estás reinventando?
—Estoy tomando tiempo para aprender nuevas cosas del ámbito corporativo. No obstante, tengo proyectos de largo aliento en México. Dos ideas me pululan en la cabeza y lo más probable es que terminen siendo libros. El acto de escribir es para mí una apuesta total. No puedo despegarme de eso.

Por: Rubén Machaen.

Fuente: http://elestimulo.com/

Imagen: Archivo

Comentarios

comentarios