negocios

Visas de negocios en Nueva Zelanda

La categoría de negocios está diseñada para atraer capital extranjero que contribuya con el crecimiento económico y la productividad de Nueva Zelanda.

Se busca que personas con experiencia en negocios y finanzas puedan comprar una propiedad comercial, iniciar un negocio, adquirir acciones y bonos, o servir como inversionistas que estimulen las iniciativas de los emprendedores locales.

El solicitante de una visa de negocio puede ser un comerciante, un capitalista, un empresario experimentado o un ejecutivo de alto rango. El perfil del interesado determinará la clase de visa que corresponda.

Las principales modalidades se describen a continuación:

Categoría de Inversionista

Para quienes deseen invertir capital en un negocio y vivir en Nueva Zelanda como residente permanente. Dentro de esta categoría, se encuentran las siguientes visas:

  • Visa de Inversionista Plus (Investor 1 Category)

Se otorga a capitalistas capaces de invertir NZ$ 10 millones en Nueva Zelanda durante tres años. No hay mayores requisitos y el inversionista puede residir en el exterior si así lo desea. Solo se le exige permanecer mínimo 44 días en Nueva Zelanda en cada uno de los dos últimos años del periodo de inversión de tres años.

  • Visa de Inversionista (Investor 2 Category)

Esta visa es para inversionistas menores de 65 años y con mínimo tres años de experiencia en los negocios, que puedan invertir NZ$ 1,5 millones en Nueva Zelanda por cuatro años y cuenten con fondos adicionales de NZ$ 1 millón. El candidato debe hablar fluidamente inglés y residir en Nueva Zelanda durante al menos 146 días, en cada uno de los tres últimos años del periodo de inversión de cuatro años.

  • Visa de Retiro Temporal (Temporary Retirement Category)

Se concede a personas retiradas de 66 años en adelante, que puedan invertir en Nueva Zelanda al menos NZ$ 750 mil por un periodo de dos años.

Además, se debe disponer de NZ$ 500 mil para los fondos de mantenimiento y ser capaz de demostrar un ingreso anual de NZ$ 60 mil en el momento de realizar la solicitud de visa.

Debe demostrarse que los fondos y activos de inversión son de origen lícito y están libres de hipoteca, gravámenes o reclamaciones de cualquier tipo.

Categoría de Empresario

Esta categoría ofrece un camino directo hacia la obtención de una residencia permanente. Hay dos tipos de visas que se ofrecen para emprendedores:

  • Visa de Empresario (Entrepreneur Category)

Es para empresarios que han establecido o adquirido con éxito un negocio en Nueva Zelanda y han participado activamente en la gestión y operación del emprendimiento durante al menos dos años. Además, el negocio debe haber beneficiado significativamente al país, en términos de generación de empleo y de impulso a la productividad.

El candidato debe demostrar que habla inglés. Una inversión mínima de capital puede ser exigida.

Tras dos años como titular de la Visa de Empresario, se puede solicitar la residencia permanente.

  • Visa de Empresario Plus (Entrepreneur Plus Category)

Esta categoría proporciona una vía más expedita para la obtención de la residencia porque el candidato no está obligado a operar un negocio durante un periodo mínimo de tiempo antes de realizar la solicitud.

Esta visa se concede a personas que han sido titulares de una visa de negocios de largo plazo y han establecido o adquirido con éxito un negocio en Nueva Zelanda y se han involucrado activamente en la operación.

Se exige una inversión mínima de NZ$ 500 mil en el negocio y crear un mínimo de tres nuevos puestos de trabajo a tiempo completo para residentes o ciudadanos de Nueva Zelanda.

Categoría de Empleado de Negocio Trasladado

Esta categoría está creada para los empleados claves de un negocio que se traslada a Nueva Zelanda. Un empleado que es considerado esencial para la operación de un negocio puede ser elegible para solicitar la residencia permanente bajo la modalidad Visa para Empleados de un Negocio Trasladado (Employees of Relocating Business Category).

Cuando un candidato desea solicitar la visa de la categoría “Employees of Relocating Business”, será invitado a pedir una visa de trabajo temporal que le permitirá acudir a Nueva Zelanda para hacer los arreglos del traslado.

Para que el traslado se haga efectivo, debe explicarse los motivos y los beneficios que el negocio llevará al país, en términos de generación de empleo y productividad.

El candidato, por su parte, debe demostrar cuál es su rol dentro de la empresa y por qué su presencia es esencial para el desarrollo de la operación en Nueva Zelanda.

Una vez que el negocio ha sido reubicado en Nueva Zelanda, cumpliendo con todos los requisitos comerciales exigidos, el empleado puede recibir la residencia, la cual estará sujeta a ciertas condiciones: trabajar para la empresa reubicada durante dos años, y que la empresa cumpla con todas las leyes pertinentes referidas al empleo y la inmigración durante ese mismo periodo.

La solicitud de residencia puede incluir al cónyuge y a los hijos dependientes del candidato. Estos familiares deberán solicitar una visa de estudiante o de visitante para que su entrada a Nueva Zelanda sea admisible.

Fuente: http://www.mequieroir.com

Imagen: Web

Comentarios

comentarios