mitos

Mitos sobre la migración a Panamá que están completamente equivocados (Parte I)

A continuación presentamos una serie de mitos sobre la migración en Panamá que han sido popularizados sin fundamentos reales.

  • Mito: los extranjeros están invadiendo a Panamá

Panamá, según las últimas cifras de la Contraloría General de la República, cerró para el 2015 con una población estimada de cuatro millones de habitantes (población total al cierre del 2015) de los cuales 180,000 son extranjeros, según data del portal Pew Global, lo que representa un 4,5 % de la población total del país.

Incluso, el mismo portal (Pew Global) estima que, para el mismo periodo, cerca de 140 mil panameños han emigrado al exterior, siendo el destino principal los Estados Unidos, donde se cree que debe haber unos 110 mil panameños. Con esto, podríamos ver un balance bastante equilibrado que señala que de cada panameño que emigra de Panamá, un extranjero emigra a Panamá.

  • Mito: los extranjeros son quienes más cometen delitos.

Según las cifras de la Contraloría General de la República (2015), el 15 % de los detenidos por faltas administrativas o delitos en Panamá eran extranjeros. Es decir, el 85 % de las detenciones totales por faltas o delitos son cometidas por panameños.

  • Mito: los extranjeros no pagan impuestos, o envían todo lo que ganan al exterior.

Podrían ir juntos estos mitos. Precisamente porque en Panamá parece ser una gran preocupación la “fuga de divisas”, cuando para el primer semestre del 2016 se enviaron al exterior $404 millones de dólares, frente a unos $205 millones de dólares recibidos en remesas a Panamá (se recibe 49,5 % menos sobre lo que se envía), siendo una cifra equilibrada a razón que no representa riesgo de descapitalización para el país.

  • Mito: la mayor regulación o una política migratoria más “fuertes” librará a Panamá de la migración.

Es un razonamiento meramente infundado y falso. Existen muchísimas críticas y  oposiciones para que un extranjero pueda regularizar su estatus migratorio fácilmente, por temor a que esto produzca que más extranjeros se sientan atraídos con emigrar hacia el país. Sin embargo, algunos olvidan que las razones para emigrar a Panamá son obvias: economía creciente, inflación anual baja o de crecimiento mesurado debido a que posee una moneda estable como el dólar, salario mínimo alto y oportunidades para emprender en un mercado en diferentes sectores que, a falta de innovación, tiene muchos “huecos”.

Lo que sí termina siendo contraproducente al imponer una regulación más “dura”, ya sea como requisito de entrada, obtención de visa de trabajo o la imposición de tasas muy altas para obtenerlas, es que existirá una reducción de la entrada por vías legales, los extranjeros trabajarán de manera ilegal y no pagarán aquellas obligaciones tributarias exigidas por ley, debido a su falta de registro por causa de su situación; nuevamente el país podría ver una reducción significativa en cifras, pero un aumento en la misma escala de la percepción que las cifras no reflejan el sentir de la ciudadanía.

Fuente: http://venezuelaawareness.com

Imagen: Web

Comentarios

comentarios