Ezequiel Zamora

Levantamiento en armas de Ezequiel Zamora (1846)

El 7 de septiembre de 1846, Ezequiel Zamora se levanta en armas en la población de Guambra, estado Aragua, bajo las consignas: ¡Tierra y hombres libres!, ¡Respeto al campesino! y ¡Desaparición de los godos!, ganando la devoción popular y el nombre de “General del Pueblo Soberano”.

Contexto histórico:

Ezequiel ZamoraLa vida de Ezequiel Zamora se caracterizó por estar teñida del espíritu romántico de los personajes liberales de su tiempo. Se unió a la causa en la época de Antonio Leocadio Guzmán, fundador del partido Liberal y adversario del Gobierno conservador dirigido por José Antonio Páez.

En 1846, se presenta a las elecciones de ese año como candidato a “elector” para el cantón de Villa de Cura, pero su nominación fue objetada por los conservadores, mediante procedimientos típicamente fraudulentos.

Este fue el reflejo de la tensa situación entre liberales y conservadores a escala nacional, cuyo cruento desenlace pretende evitarse por medio de una entrevista entre José Antonio Páez y Antonio Leocadio Guzmán, padre de Antonio Guzmán Blanco. No obstante, la reunión de los dos líderes es frustrada por alzamientos espontáneos de campesinos en la región central. Zamora llama inmediatamente a “hacer la guerra a los godos” en beneficio de los pobres, mientras Páez es nombrado jefe del Ejército.

La rebelión:

La consigna con la que arengó a quienes se decidieron a seguirlo resumía con cruda precisión la realidad del país: ¡Tierras y hombres libres! Aquellas palabras no eran una promesa, sino el llamado a recuperar, a riesgo de la propia vida, una serie de derechos sin los cuales las personas veían su existencia reducida a la esclavitud y la indigencia.

Dos días después, Zamora se encontraría con José Francisco “el Indio” Rangel, líder de una multitud de campesinas y campesinos declarados en rebeldía. Estaba en marcha lo que acertadamente Federico Brito Figueroa llamó “insurrección campesina y antiesclavista”.Ezequiel Zamora

En ese primer alzamiento no había condiciones (para concretar un victoria), porque los conservadores controlaban los factores de poder, y los liberales en verdad no estaban convencidos de una lucha social que reivindicara los derechos de las masas explotadas.

Las masas se sumaron a los liberales anhelantes de justicia, pero los liberales en su mayoría eran propietarios, solo que eran objeto de presiones por los godos comerciantes y grandes terratenientes, quienes aún conservaban algunos resabios del tiempo de la Colonia, por eso se les llamó, con más precisión, conservadores.

Sin embargo, el primer levantamiento de Zamora le granjeó respeto; fue reconocido como un auténtico jefe, y se ganó el título de General del Pueblo Soberano. Tuvo entre sus filas a otros jefes locales como el indio Francisco José Rangel, Zoilo Medrano y José de Jesús González, quienes eran campesinos que sufrían y veían las condiciones injustas en que vivían quienes nada tenían, y cómo eran explotados en las haciendas.

Zamora fue capturado y encarcelado en marzo de 1847. Lo condenaron a muerte en Villa de Cura, porque la Constitución de 1830 contemplaba la pena de muerte, pero se escapó de prisión y después fue indultado por el general Monagas.

En pleno curso de la Guerra Federal, durante las acciones preliminares para la toma de la plaza de San Carlos, el 10 de enero de 1860 recibe un balazo en la cabeza que le causó la muerte. La causa queda en el misterio. Algunos dicen que la bala salió de su propio campo, obedeciendo órdenes de Juan Crisóstomo Falcón y Antonio Guzmán Blanco.

Su inesperado deceso cambió el rumbo positivo que llevaba la guerra para los federalistas y produjo la pérdida, del que para muchos fue el más importante líder popular del siglo XIX en Venezuela.

Fuente: http://www.psuv.org.ve/

Imágenes: Web

Comentarios

comentarios