leyenda

La Vinotinto sub-20 espera agrandar su leyenda

La selección Sub-20 de Venezuela añadió este jueves una línea más a la historia que está escribiendo en el Mundial de Corea del Sur, al eliminar a Uruguay en los penales y clasificarse para la final ante Inglaterra, la primera en un Mundial Sub-20 para ambas selecciones.

El triunfo de la 'Mini-vinotinto' en Daejeon (Corea del Sur) por penales (4-3), después de empatar (1-1) en los 90 minutos reglamentarios y los 30 de prolongación, permite a Venezuela disputar la primera final de su historia en un Mundial de la FIFA en cualquiera de las categorías. Su rival por el cetro mundial será Inglaterra, verdugo de Italia este jueves en la otra semifinal (3-1), y que tampoco había llegado antes al partido definitivo por el título en esta categoría.

La 'Mini-vinotinto', que había mostrado mejor imagen que el combinado 'charrúa' en lo que va de torneo, cortó el paso al vigente campeón de Sudamérica de la categoría, al que ya había derrotado en el último precedente entre ambos (3-0 en liguilla del Sudamericano).

Uruguay acariciaba el triunfo gracias a un gol de Nicolás de la Cruz, de penal, en el minuto 3, pero el sueño celeste se derrumbó en el descuento, con un tanto del venezolano Samuel Sosa (90+1).

La 'Celestita', que había ganado por penales en cuartos de final a Portugal, se estrelló esta vez desde los once metros con Wuilker Faríñez.

El arquero del Caracas detuvo los lanzamientos de penal de José Luis 'El Puma' Rodríguez, y de Nico de la Cruz para erigirse en el héroe de la ofensiva selección de Rafa Dudamel.

Antes del segundo penal detenido por Faríñez, Yeferson Soteldo había tenido el pase de Venezuela a la final en sus botas, pero estrelló el balón en el travesaño para alargar la tanda fatídica.

"Toda la gloria para Dios, hoy nos ha dado la fuerza y la sabiduría para pasar a la final y regalarle esta inmensa alegría a nuestro país", escribió el DT venezolano en su cuenta de Twitter al finalizar el partido.

Dudamel había presenciado la tanda de penales de rodillas sobre el césped, e irrumpió en lágrimas de emoción al definirse el pase de los suyos.

Venezuela había tenido que recurrir a la prórroga para superar a Japón en octavos y a Estados Unidos en cuartos, aunque en ambas eliminatorias resolvió sin tener que sufrir los penales.

Los pupilos de Dudamel no se cansan de hacer historia en Corea del Sur, y solo les separan 90 minutos para convertirse en leyenda.

Fuente y foto: http://www.eluniversal.com

Comentarios

comentarios