1507366851572

La paciencia: la fotografía de María Ángeles Octavio

El trabajo fotográfico de María Ángeles Octavio (Caracas, 1964) es esencialmente poesía. Recientemente, esta fotógrafa y escritora ha realizado una nueva serie de fotografías titulada Broken Nature (2017), que tenían cuatro años gestándose pero alcanzaron una definición final a raíz de los últimos meses de protestas en Venezuela. Las mismas, consisten en una potente denuncia en torno a la situación de violencia que se está dando en este país en la actualidad. Aquí, el discurso visual está imbuido de gran preciosismo y depuración formal, a pesar de que para la hechura del mismo, la autora apeló a perforar las fotos a tiros. En torno a este trabajo nos comenta:

“Decidí perforar las fotos, primero de forma orgánica, luego siguiendo las líneas que persistían, luego con formas geométricas hasta que la excesiva violencia en Venezuela me hirió de tal forma que me hizo comprender que debía caerle a tiros a mis fotos. Las imprimí en plexi y me fui a un shooting range y le caímos a tiros a las fotos. Hice unas plantillas que coloqué sobre los plexis y John, el manager del lugar, con su puntería siguió mi dibujo. El efecto en el plexi es muy significativo. Las fotos son poesía que denotan una pureza natural del ser que está atravesada por la violencia y la avaricia que cubre el mundo. Cada foto es un verso afectado por las balas. Son metáforas de la corrosión de la condición humana de nuestros tiempos”.

Octavio fija su mirada en el detalle, un detalle que aparece bajo la impronta del desplazamiento de significantes y significados. Su aproximación a la realidad entonces se dirige a lo que no es usualmente percibido por el ojo “cotidiano”. Sus ciudades se tornan líquidas, con superposición de objetos y bajo el signo de un cromatismo nuevo, un cromatismo inherente a su propia poética, a su estética personal. Hay, de algún modo, un regodeo con juegos estereoscópicos, de manera que su mirada apunta a una totalidad, tanto mundana como ultramundana, real e irreal, que quizá sea alegoría de los espacios propios de su alma, de su territorio psíquico; suerte de juego caleidoscópico.

Pero la aproximación de esta artista al fenómeno de la creación se da desde una totalidad. La obra de ella se expresa igualmente a través de la narrativa literaria. Ella fue ganadora de la Beca del Celarg para narradores. En 2004 ganó el concurso de autores inéditos de Monte Ávila Editores, mención narrativa, con su libro Exceso de equipaje. Tiene publicados cuentos en varias antologías, como Las voces secretas (Alfaguara, 2007), De la urbe para la orbe (Alfa Grupo Editorial, 2006), De qué va el cuento, (Alfaguara, 2013) y en la revista Zona Tórrida (Universidad de Carabobo, 2005).

De manera pues, que la experiencia de María Ángeles Octavio pone en evidencia a una artista densa y con una aproximación en extremo sensible al fenómeno estético. En ella se da la epifanía de lo atemporal.

 

Fuente e imagen: http://www.el-nacional.com

 

Comentarios

comentarios