hepatitis

Hepatitis A: control y prevención

¿Qué es la Hepatitis A?

hepatitis

La hepatitis A, conocida por la gente como “hepatitis vírica” o “hepatitis infecciosa” es una enfermedad hepática causada por el virus de la hepatitis A (VHA), cuyo reservorio natural es solamente humano. A diferencia de las hepatitis B y C, la hepatitis A no causa enfermedad hepática crónica y rara vez es mortal, pero puede causar síntomas debilitantes y hepatitis fulminante (insuficiencia hepática aguda), que se asocia a una alta mortalidad, sobre todo si se usan infusiones de hierbas durante el curso de la enfermedad. La mayor prevalencia se da en los países subdesarrollados con condiciones de saneamiento, prácticas de higiene deficientes y aguas blancas no potabilizadas. La mayoría de los niños (90 %) han sufrido la infección antes de los 10 años, sin padecer síntomas visibles o relevantes.

Vías de contagio

hepatitisLa hepatitis A se contagia por vía oral - fecal (ingesta de alimentos contaminadas con partículas fecales). Por ejemplo:

- Ingerir alimentos preparados por alguien con hepatitis A, por una persona que no se haya lavado las manos después de defecar.

- Beber agua contaminada con hepatitis A. (En zonas con condiciones sanitarias pobres, beber aguas tratadas).

- Por ingerir excrementos u orina infectada (incluso solo partículas).

Síntomatología y tratamiento

hepatitis

Solo el 20 % de los pacientes con hepatitis A presenta síntomas de carácter leve a moderados, tales como: fiebre, malestar general, pérdida de apetito, diarrea, náuseas, molestias abdominales, coloración oscura de la orina (coluria) e ictericia (coloración amarillenta de la piel y la esclerótica ocular). Los adultos desarrollan signos y síntomas con mayor frecuencia que los niños. La gravedad de la enfermedad, así como la mortalidad, aumentan con la edad. Los menores de seis años infectados no suelen tener síntomas apreciables, y solo el 10 % muestran ictericia. Los casos de hepatitis A son clínicamente indistinguibles de otros tipos de hepatitis víricas agudas. El diagnóstico se establece mediante la detección en la sangre de anticuerpos IgM dirigidos específicamente contra el VHA. Generalmente, no existe un tratamiento específico para la hepatitis A, solo sintomáticos. Los síntomas remiten lentamente, a lo largo de varias semanas o meses. Lo más importante consiste en evitar medicamentos innecesarios. Debe evitarse el uso excesivo de antieméticos y paracetamol. La hospitalización es innecesaria en ausencia de insuficiencia hepática aguda. El tratamiento incluye dieta sin grasas ni frituras y muchos líquidos, para rehidratar al paciente.

Prevención

hepatitis

En cuanto a su prevención, la mejora del saneamiento, la inocuidad de los alimentos y la vacunación, son las medidas más eficaces para combatir la hepatitis A. Se recomienda consumir agua potable o hervirla, eliminación adecuada de aguas negras y lavarse las manos después de usar el baño.

Por: Dra. Katherine Romero. Gastroenterologa.

Facebook: Unegastro CA

Instagram: unegastroca

Twitter: @UnegastroCA

Fuente de imágenes: web

Comentarios

comentarios