exterior

Estos venezolanos cuentan cómo es su vida en el exterior

Dos venezolanos nos cuentan, en esta ocasión, su experiencia viviendo en el exterior. Jorge de Vega y Mauricio Gomes Porras, han sabido superar las dificultades que supone empezar desde cero lejos de Venezuela y nos explican su opinión al respecto.

Jorge de Vega

exterior

“No tener una visión clara y positiva sobre el crecimiento personal y profesional hizo que  dejara Venezuela para iniciar un nuevo rumbo y buscar el éxito y estabilidad para mi familia en Irlanda”, así relata Jorge de Vega su experiencia luego de irse del país desde hace casi ocho años buscando oportunidades laborales que lo llevaron a convertirse en  gerente de redes e ingeniero de soporte para Linux y una importante casa de bolsa.

“Irlanda, afortunadamente, es un país donde no faltan las oportunidades. No ha sido fácil, aunque la gente es muy amable, hay seguridad, el respeto por las personas es un valor presente en la sociedad irlandesa, y mi profesión y experiencia me permitieron incorporarme al mercado laboral sin mayor problema; siempre encuentras ciertas dificultades. El idioma, el iniciar un proceso de integración a la sociedad,  tener que comenzar a aprender de nuevo cómo operan las cosas en un nuevo país, por solo mencionar algunas, hacen las cosas un tanto complicadas, pero con el esfuerzo y el trabajo se vencen esas dificultades”, asegura el caraqueño.

“Hay que trabajar muy duro, donde te encuentres, compites contra los nacionales o locales, pero  pienso que es igual en todos lados; ahora acá, a  diferencia de lo que está sucediendo en Venezuela, este trabajo duro y constante rinde sus frutos”, argumenta.

Jorge es ingeniero en sistemas, mención informática. Es uno de los cientos de venezolanos que han  ‘empacado’ su talento  y se lo han llevado en las maletas fuera del país, dejando amigos y familiares,  para buscar crecimiento profesional.

La decisión no es fácil, ni la adaptación. Ser extranjero supone límites, dificultades, grandes esfuerzos, nostalgia, desarraigo, incertidumbre. Tampoco es una moda, sino un fenómeno impulsado por muchos factores y que afecta con mayor notoriedad al sector profesional  y estudiantes universitarios.

Mauricio Gomes Porras

exterior

A sus 22 años, el valenciano Mauricio Gomes Porras, ya cuenta con casi cuatro años fuera de la tierra que lo vio nacer y crecer y también comparte su historia como inmigrante. “Llegué a la conclusión de que no valía la pena vivir aburrido, temiendo por mi vida en la calle, pudiendo solo aspirar a un salario que no alcanzaría para independizarme en mi juventud. A pesar de que las cosas son difíciles afuera para los inmigrantes, al menos hay esperanza. Acá trabajando en una panadería ganaría más que allá como gerente de una multinacional. Así que escogí la de esperanza”.

“Me he ido, digamos, dos veces. La primera a Portugal, del 2010 al 2013. Cuando terminé mi licenciatura en Periodismo en la Universidad de Coimbra regresé por un año a Venezuela y luego me volví a ir a mediados del 2014, esta vez a Barcelona, España, donde actualmente curso un máster en Dirección Cinematográfica en la Escuela de Cine de Barcelona”, explica el joven.

“Para ingresar en la universidad, presenté los exámenes normales de cualquier ciudadano portugués y quedé en mi primera opción. Y ahora ingresar al máster en Barcelona tampoco fue extraordinario, presenté mi candidatura a la escuela y eventualmente me aceptaron. La diferencia es que la decisión de venirme a Barcelona no tuvo ningún componente familiar, no tenía ningún conocido acá ni nada parecido, así que fue bastante más  arriesgado, pero buscar habitaciones en una ciudad tan desconocida ha sido de las experiencias de vida más adultas que tengo y la aprecio”.

En el exterior, los venezolanos tratan de unirse para apoyarse mutuamente en el duro camino de la migración, de empezar de cero  y arriesgarlo todo por nuevas oportunidades. Venmundo (Venezolanos en el Mundo) es una organización presente en 37 ciudades del planeta, fundada en el  2011 con la finalidad de reunir a la comunidad de venezolanos en el exterior para su participación en las elecciones presidenciales del 2012 y creadora de la idea del Día Mundial de la Arepa.

Su coordinadora —Luisana la Cruz — cuenta que desde hace tres años celebran esta fecha como un día de encuentro, de venezolanidad, de cultura con algo que verdaderamente nos une como hermanos: la arepa.

“De ninguna manera volvería a Venezuela si tuviera que regresar a como era el país cuando lo dejé”, puntualiza Mauricio, quien detalla que conoce a varios venezolanos en España que también tomaron la decisión de cruzar las fronteras ‘cazando’ oportunidades.

Por: Wilmar Medina Fuenmayor

Fuente e imágenes: http://www.panorama.com.ve

Comentarios

comentarios