familia

Emigrar con toda la familia

La mayoría de las visas de ingreso temporal o de residencia permanente ofrecen la posibilidad de que el solicitante principal viaje en la compañía de sus familiares directos, es decir, cónyuge e hijos dependientes.

Para emigrar en la compañía de padres, abuelos, hermanos u otros miembros de la familia, se deben cumplir otros requisitos que suelen ser más complejos y que exigen que el solicitante principal se establezca primero en el país de destino para luego apadrinar la llegada de sus familiares.

Esos programas son conocidos como “reagrupación familiar” y casi todos los países los ofrecen dentro de sus opciones de inmigración, incluyendo Australia, Canadá, España y Estados Unidos.

Para los niños y jóvenes la emigración es, generalmente, una experiencia enriquecedora por el contacto con la nueva cultura. En tal sentido, se recomienda aprovechar al máximo esta gran oportunidad.

A continuación se ofrecen algunas recomendaciones generales que pueden ser útiles para el grupo familiar durante el proceso de emigración y el establecimiento en el país de acogida:

  • Es importante esperar hasta tener la aprobación de la visa antes de decidir vender las propiedades en el país de origen. Sin embargo, es probable que una parte importante del presupuesto para el proceso de emigración provenga de la venta de uno o varios bienes inmuebles. En tal caso, será clave la coordinación eficaz del tiempo de espera entre la venta de las propiedades y la fecha para el viaje definitivo.
  • Dependiendo de la constitución del grupo familiar, puede ser una buena idea que uno de los padres viaje primero para ubicar un lugar donde vivir y esperar la llegada del resto de la familia.
  • Si se emigra a países con estaciones climáticas, se recomienda llegar en los meses de primavera o verano para aprovechar las buenas temperaturas para buscar casa y realizar las gestiones propias de la instalación. Además, resulta adecuado para tener tiempo de bien equiparse con la ropa y demás accesorios de invierno y permitir a la familia (sobre todo a los niños) a acostumbrarse gradualmente al frío.

Fuente: http://www.mequieroir.com

Imagen: Web

Comentarios

comentarios