Venezolano

El venezolano Juan Guerra brilla en el Cosmos de Nueva York

El Cosmos de Nueva York se ha caracterizado por ser un club de mucha historia al pasar por momentos altos, cuando jugaron el astro brasileño Pelé y el alemán Franz Beckenbauer, o por momentos bajos cuando el año pasado se declaró en bancarrota, suspendió sus operaciones y dejó en libertad a todos los jugadores que hacían vida en la plantilla, hasta que a principios de año, un grupo de capital privado compró las acciones  para colocarlo de nuevo en competición.

Ahora,  el conjunto de la Gran Manzana, que milita en la división de plata de la Mayor League Soccer, se encuentra disputando la North American Soccer League, donde se ubica en la séptima posición de la tabla e intenta repetir el campeonato logrado la temporada pasada.

La actual plantilla neoyorquina, que dirige el venezolano, Giovanni Savarese, está conformada por 30 jugadores, destacando la presencia del mediocampista criollo, Juan Guerra.

El oriundo de Caracas llegó esta temporada proveniente del Tampa Bay Rowdies y asumió el rol de ser un refuerzo de lujo en el equipo verdiblanco.

"Me he adaptado muy bien al equipo, a los compañeros, a la ciudad y al funcionamiento que propone el profesor Gio (Savarese). Me siento feliz de estar acá en un equipo tan histórico como el Cosmos. Sé que existe una fuerte responsabilidad de ganar año tras año por la cantidad de jugadores que han pasado por aquí", expresó Guerra.

Trabajar bajo el mando de Savarese ha sido una grata experiencia para el jugador. Desde niño, admiraba al exdelantero, y ahora tenerlo como su entrenador significa algo único en su vida.

"Es un honor tenerlo como técnico. De pequeño cuando iba al estadio me fijaba mucho en su forma de jugar con la selección y con el Caracas. Siempre tuve esas ganas de jugar para él (Savarese) y ahora que estoy aquí me doy cuenta que es un gran técnico y una excelente persona. Desde mi llegada he notado la calidad humana que tiene, sabe mantener al grupo en buen estado anímico y estoy muy agradecido con él por la oportunidad que me da partido tras partido".

Dentro del club, el jugador de 30 años no solo tiene a un referente de la Vinotinto como técnico, sino que también tiene a otro gran protagonista del fútbol venezolano como compañero: Juan Arango.

"Apenas supe del regreso de Juan para el equipo fue una noticia muy grata. 'Saber que un jugador como él está con nosotros nos da un plus muy importante, una profundidad al grupo. En lo personal, compartir de nuevo camerino con él -ya habían estado en la selección- es un aprendizaje enorme, es un placer tenerlo como compañero", acotó el caraqueño sobre el excapitán de la  Vinotinto.

 Guerra se ha caracterizado por ser un jugador polivalente en la medular del Cosmos. Desde su llegada ha disputado 19 partidos desde el once titular, sumando 1727 minutos y marcando tres goles, sin duda, el mejor año en cuanto a números se refiere.

"Gracias a Dios este año he podido aportar con goles en el equipo, aunque mi posición natural es volante de recuperación. El profesor me ha pedido que rompa líneas, que aporte al ataque y las cosas han salido bien cuando me lanzo al área rival".

En 2011 disfrutó la experiencia de enfundarse la camisa Vinotinto debutando con la selección nacional ante el combinado de El Salvador. El mediocampista caraqueño no descarta la posibilidad de volver a jugar con Venezuela, algo que no hace desde las eliminatorias mundialistas de Brasil 2014.

"Uno como jugador siempre piensa en la selección, en este momento hay un proceso de cambio de generación, el cual estoy totalmente de acuerdo. El funcionamiento que ha querido plantear el profesor Rafa (Dudamel) me parece el más correcto, apoyando totalmente a estos muchachos que les han dado la oportunidad y han lograron buenas actuaciones. Los resultados quizás no se verán hoy, porque el equipo no va a Rusia, pero la gente debe entender que el proceso es largo y al final del día darán resultados, solo se debe mantener el mismo camino".

Actualmente Juan se encuentra muy cómodo en el fútbol de Estados Unidos. Desde 2015 dio el salto del fútbol nacional a Norteamérica, pero no cierra la puerta de volver en un futuro al balompié que lo vio crecer.

"La puerta siempre va a estar abierta en mi país ya que fue el fútbol el que me brindó todas las oportunidades que he tenido. Le debo mucho porque hoy soy quien soy gracias al fútbol venezolano. En este momento estoy en el extranjero pero no me niego la posibilidad de jugar nuevamente en Venezuela. Si llego a volver sería con el Caracas, todos saben el amor que le tengo al 'Rojo'. Me encantaría poder volver y jugar una Copa Libertadores con el equipo de mis amores".

Fuente  e imagen: http://www.eluniversal.com

Comentarios

comentarios