ventilar

Cómo ventilar la casa

Ventilar la casa a diario es una práctica necesaria para la salud de la casa y la tuya propia y el primer paso que hay que dar antes de ordenar y limpiar.

La mejor forma de hacerlo es con la ventilación natural de corriente de aire cruzado. Este tipo de ventilación la consigues con facilidad abriendo las puertas y ventanas que se encuentren en lados opuestos de la casa. Al hacer esto, crearás una diferencia rápida de temperatura y de presión que te permitirá reducir el consumo energético necesario para volver a calentar la casa de nuevo.

Ahora bien, el tiempo necesario para ventilar la casa va a depender de la estación del año; sin embargo, es recomendable que se abra la casa entre 10 y 20 minutos, como mínimo, cada día, sobre todo por las mañanas. Si te vas temprano de casa y te resulta imposible, no olvides abrir las ventanas cuando vuelvas, tu casa te lo agradecerá.

A continuación enumeramos los espacios que más necesitan la ventilación:

  • Los dormitorios son las habitaciones que necesitan mayor ventilación, pues por medio de este proceso eliminarás el CO2 que se genera cada noche mientras duermes.
  • Si eres de los que tienen baños con ventana lo ideal es ventilarlos 30 minutos, ya que este es el tiempo aconsejable para secar las humedades generadas sobre todo por la concentración del vapor de las duchas.
  • Si cocinas a diario y comes en la cocina, conviene que ventiles una vez que hayas terminado o mientras recoges, de esta forma tendrás más sensación de limpieza y ayudarás a que se renueve el aire y se libere de los olores que hayan podido concentrarse.
  • El resto de las habitaciones (salón, cuarto de estar, habitación de juegos, despacho, recibidor…) conviene que las ventiles mientras realizas las limpiezas.

En términos de limpieza y salud, la ventilación es necesaria, así que no lo ignores y dale un respiro a tu casa.

Fuente: https://www.hogarmania.com/

Imagen: web

Comentarios

comentarios