0710DIRECTORIO620

Tips para adaptarte a un nuevo país

Es importante investigar sobre todos los detalles posibles para hacer que sea lo más rápido el proceso de adaptación en otro país, ya sea en Estados Unidos, Europa o la China, los primeros meses son los más duros, pero he aquí una guía para hacer las cosas más llevaderas:

Tener bien definido tu objetivo personal: ya sea establecerte allí para siempre, conseguir una beca, el empleo de tus sueños, o mejorar tu nivel de vida. Tener un objetivo bien definido hace las cosas más fáciles y te ahorra tiempo. Algo de autoconocimiento y hacer una exploración de las oportunidades que hay en ese sitio, cómo las puedes aprovechar y qué puedes aportar.

Planificación

Establece el lapso de tiempo que quieres quedarte en ese sitio, ¿es para siempre?, ¿es momentáneo? En todo caso, haz un presupuesto para saber cuánto dinero puedes gastar mensualmente y cuánto puedes esperar para conseguir alguna fuente de ingresos, o que comiencen a pagar la beca. Al ser inmigrante lo mejor que puedes hacer en este caso es evitar gastos excesivos o lujos que te puedes dar en Venezuela, lo cual nos lleva al otro punto.

¡AHORRA!

Estás solo en otro país, y en el extranjero nadie te va pagar ni un vaso de agua. Limítate a comprar solo lo que necesitas. Eres inmigrante y ahorrar dinero puede salvarte de un futuro imprevisto o de una emergencia que estando solo en otro destino quizás no podrías afrontar monetariamente. No estás de vacaciones, estás estableciendo una nueva vida, así que gastar tus ahorros yendo a deliciosos restaurantes y aprovechando comprar las cosas que nunca pudiste en Venezuela sería un craso error de principiante.

Intégrate

Aprende el idioma, esto más que una muestra de respeto por la cultura del lugar, es un paso adicional para integrarte a la sociedad y no ser el eterno inmigrante. Mira la tele, lee las noticias, los medios son un reflejo de la sociedad, y así sabrás lo que pasa a tu alrededor y de lo que todos hablan.

Sé equilibrado: Es bueno que el inmigrante se integre en la nueva sociedad que le acoge y adoptar todo lo bueno de la misma, pero no pierdas tu identidad nacional y por favor, la viveza venezolana la puedes dejar guardada. Ser inmigrante es comenzar de cero en otra parte, es empezar a hacer una mejor versión de ti mismo. ¿Acaso no buscas una mejoría?

Hacer contactos

Es mucho más fácil juntarse con una persona que comparte tu misma cultura y gustos, pero hay que ir un paso más allá, porque hacer amigos locales te ayudará muchísimo. Tú les ofreces historias de aventuras propias de Venezuela y ellos te ofrecen información de sitios que solo los locales conocen, las mejores ofertas, lugares para conocer, y cualquier clase de cosa que los nativos saben mucho mejor que un extranjero. El inmigrante venezolano tiene un problema, o se mezcla en una burbuja de solamente locales renegando de todo, o solo andan con venezolanos y latinos. En la variedad está el gusto.

Humildad

Recuerda que fuera de Venezuela eres otro inmigrante más. Aunque en Venezuela pertenezcas a la realeza, afuera eres un simple mortal y tienes que ser consciente de que tendrás que comenzar desde cero y que todo se logra poco a poco con mucho esfuerzo. Nada sucede por un golpe de suerte, así que a trabajar duro y aprovecha las oportunidades que se te presentan. Lo más importante es apreciar el sitio que te está dando la bienvenida. Sé humilde y ayuda a quien lo necesite, sobre todo a un paisano inmigrante, el destino te lo devolverá.

Mantén el norte

Ponte pequeñas metas para lograr el gran objetivo en ese nuevo sitio. Sé disciplinado y cumple las promesas que te haces a ti mismo. Esto te ayudará a no colapsar en los momentos en que te sientes nostálgico por todo lo que has dejado atrás. Las cosas buenas están por venir, solo hay que hacer un esfuerzo extra. Piensa en las personas que tanto quieres y que todo lo que haces es por ti y por ellos.

A más de uno he conocido, que por no tener su objetivo claro terminan en una espiral de hacer cosas que no le gustan o terminan odiando al país que les acoge. Ser inmigrante es una inversión personal grande, son cosas que te cambian la vida. El tiempo es oro y no hay que perderlo, así que lo mejor es ir preparado mentalmente para la nueva aventura que está por venir.

Fuente: revistavenezolana

Imagen: web

Comentarios

comentarios