jardín

Regar el jardín o no regar el jardín

Australia es un país lleno de paisajes y parques muy verdes, pero nunca me había puesto a pensar qué tanto de ello se debe a la intervención del hombre al regar su jardín.
En uno de los jardines en frente de la casa se dañó uno de los dispositivos de riego, de manera que solo la mitad recibe agua a diario.

Desafortunadamente tome la foto en un mal momento del día, en el cual la sombra no deja ver muy bien la grama, pero observen como en la mitad izquierda del jardín -la parte que no recibe agua- la grama está toda quemada y amarilla, mientras que en el lado derecho todo está verde y bonito como uno está acostumbrado aquí.

Vi algo parecido cuando viajé a Mount Gambier y al Blue Lake. En el camino se veían lagos completamente secos donde podías entrar con el carro, escasa vegetación y paisajes desolados dignos de una escena de Mad Max.

Australia es un país muy hermoso que contiene mucha belleza natural, pero debo reconocer que otra parte de su belleza es la que ha sido creada por su gente. Supongo que es algo así como el que compra una casa. Si la descuidas tendrás una casa donde no quieres llegar después de trabajar, pero si las cuidas y la nutres tendrás un hogar del que te sentirás orgulloso y el cual te llenará de felicidad solo por estar allí.

Yo le agradezco a los australianos por mantener esta casa tan bonita y ordenada y más aún, por darme alojamiento en ella.

Por: GianSaro.

Fuente: http://proyectodejarelpelero.blogspot.com/

Imagen: web

Comentarios

comentarios