0911HOGARMANCHAS620

Cómo eliminar las manchas amarillas de la ropa blanca

Lo sabemos, la ropa blanca es muy susceptible y una de sus debilidades es que con el tiempo puede presentar manchas amarillas que la hacen ver percudida y vieja. Tomando esto en cuenta, hoy te damos unos trucos para recuperar la ropa blanca.

Existe una gran variedad de ellos, desde el uso de una lejía para ropa blanca al vinagre blanco o el bicarbonato. Aquí, recogemos algunos:

Lejía para la ropa blanca

Una opción es utilizar la lejía para la ropa blanca tanto en la lavadora como en remojo o a mano. En la lavadora bastará con verter 100 mL directamente en la cubeta de la lejía y, a mano, diluiremos 100 mL en 10 litros de agua, echaremos la ropa y la dejaremos ahí durante 20 minutos. Después, aclararemos la ropa.

Quitamanchas con oxígeno activo

En las tiendas también podemos comprar otro tipo de productos quitamanchas especial para ropa blanca que ayudan a eliminar las manchas más difíciles y recuperan el blanco original de la ropa. Las cantidades varían en función de la marca pero, por norma general, se pueden echar directamente en el cubeta del detergente antes del lavado.

Bicarbonato

Aplícalo directamente sobre la mancha húmeda, frota con cuidado con ayuda de un cepillo y deja que actúe durante 30 minutos. Después, lava como de costumbre.

Vinagre blanco 

Además de ser un buen suavizante, el vinagre blanco ayuda a eliminar el tono amarillo de la ropa. Añade una taza de vinagre blanco en el último lavado y después tienda la ropa al sol. Poco a poco irá desapareciendo ese tono indeseado. Otra opción, es mezclar media taza de vinagre blanco con media taza de sal y añadirlo a un cubo de agua donde dejaremos las prendas media hora. Después, lavaremos de forma habitual las prendas en la lavadora.

Zumo de limón

Las propiedades del zumo de limón pueden ayudar a blanquear nuestra ropa. Aplica unas gotas sobre la mancha y déjalas actuar durante unas horas con la prenda expuesta al sol. Después, lava como de costumbre.

Por otra parte, hay que tomar en cuenta que no toda la ropa blanca es igual, y algunas son más delicadas que otras. Es recomendable siempre consultar la etiqueta del lavado para ver si puedes aplicar lejía o no, si se puede meter a la lavadora, etc. Si tienes dudas, aplica la solución elegida solo en una pequeña parte de la prenda no visible y espera a ver el resultado antes de aplicarla a toda ella.

Fuente: http://www.hogarmania.com/

Imagen: web

Comentarios

comentarios