1513627966376

Luis Fernández: "No es novedad que somos ambiciosos"

El actor venezolano participa como villano en cinco capítulos de la serie "Dinastía" que se emite por señal abierta en Estados Unidos y retransmite a todo el mundo Netflix.

Cuando se trata de proyectos profesionales, Luis Fernández habla en plural. Cambia el "yo" por "nosotros". Se refiere a él y a su pareja Mimí Lazo, quien durante una presentación de la obra El aplauso va por dentro en Dallas, Texas, lo ayudó a grabar en el camerino su primera audición para la serie Dynasty, en la que actor y director de teatro venezolano aparece en 5 de sus 8 episodios.

Dynasty es el relanzamiento de la serie de televisión que en los años ochenta enganchó a una numerosa audiencia en la trama de traiciones, ambiciones e infidelidades de la familia del magnate petrolero Blake Carrington (John Forsythe). En Hispanoamérica se tituló Dinastía y su impacto fue tal que por entonces los temas de conversación entre amas de casa y otros amantes de las telenovelas eran: "¿Viste el vestido de Krystle (Linda Evans)?", "¿Y resulta que la mujer hasta tuvo un amante?", "¡Pero la que se robó el show fue la Alexis (Joan Collins)!"...

Ahora, ese súmmum de la telenovela versión gringa revive nostalgias y, por supuesto, críticas, cosa que no ha sido obstáculo para que millones de personas en EEUU sigan las incidencias de la historia a través de la cadena de televisión pública The CW y en el resto del mundo por Netflix.
Un pequeño gran salto en la carrera de Luis Fernández en ese norte que él no quiere como una quimera, sino como una realidad.

-¿Háblenos de su personaje, de su implicación en la trama?

-Este personaje no existe en la versión original. Es un villano clásico que llega como parte del pasado de la protagonista para crear caos en la historia; es muy parecido a los villanos que he interpretado en algún momento en mi carrera, pero es una serie que se caracteriza por tener mucho texto. Evidentemente, cuando toca trabajar en un segundo idioma la preparación exige más tiempo y siendo mi primer trabajo en una serie de Prime Time de la televisión abierta en Estados Unidos, que llega cada semana a millones, es para mí una gran prueba.

Los niveles de competencia son muy altos y toca entrenarse y dar la pelea con todo lo que uno trae

-¿Cuán difícil es abrirse camino en el medio del espectáculo en ese país?

-Es todo un proceso, este año ha sido para nosotros de establecimiento en un mercado en el que no somos conocidos como en otros. Los niveles de competencia son muy altos y toca entrenarse y dar la pelea con todo lo que uno trae, que tampoco es poco.

-¿Qué diferencias encuentra en la forma de trabajar en la televisión estadounidense y en la venezolana, más allá de los aspectos técnicos?

-El proceso es equivalente, cada departamento hace más o menos lo mismo con la diferencia abismal de los presupuestos que maneja la producción. Eso multiplica no sólo el tamaño de las cosas, sino la cantidad de gente que interviene en el proceso."Particularmente, el vestuario de Dynasty es millonario, y los decorados, los sets y la producción en general pueden llegar a ser abrumadores en comparación a lo que podemos conocer en nuestros países. Son cientos de personas que trabajan tras cámaras y millones de dólares los que se manejan por cada episodio. Otra diferencia importante es que se trabaja cada semana o cada diez días en un sólo episodio que cuenta con un director específico. El siguiente episodio tendrá un director diferente con una dinámica distinta. Eso exige estar siempre preparado y con la tarea hecha cada día al llegar al set", prosigue el actor.

Mimí (Lazo) y yo, como tantos otros artistas venezolanos, tenemos mucho que aportar

-¿A dónde aspira a llegar Luis Fernández?

-No es novedad que somos ambiciosos. Mimí y yo, como tantos otros artistas venezolanos, tenemos mucho que aportar y decir a través de nuestro ejercicio profesional. Uno siempre quiere tener repercusión y que nuestro trabajo, además de decir algo importante y dejar un legado, llegue a la mayor cantidad de gente posible. Después de más de un año recorriendo el mundo con Tamara, luego de recibir la valoración internacional y ver cómo ha conectado el público mundial con nuestra película, por ejemplo, me siento privilegiado de lo que en Venezuela hemos sembrado y de lo que los venezolanos podemos llegar a hacer, desde el país y fuera de él.

-¿Qué nuevos proyectos tiene para 2018?

-En enero termina mi participación de Dynasty y en febrero tengo en proyecto una película de producción norteamericana que se rodará entre Cartagena, México y Canadá.

Fuente y Foto: eluniversal

Comentarios

comentarios