0712HOGAR620

Cómo limpiar y dar brillo a las copas

Limpiar las copas de cristal es una tarea delicada, pero al fin y al cabo es muy sencillo, pues tiene truco para que queden relucientes y sin manchas.

Las copas son muy frágiles y tienes que tener especial cuidado en su limpieza para que queden relucientes y listas para una buena ocasión. Aunque el procedimiento de limpieza será el mismo que aplicamos para limpiar la cristalería, hemos decidido presentar algunos consejos y trucos adicionales.

Prelavado

Lo ideal es agregar agua tibia a las copas después de usar para evitar que las manchas se sequen y facilitar su posterior lavado, pero si se te olvida ponerlas en remojo antes de lavarlas, deja unos minutos cada copa con agua tibia y una gota de vinagre.

Lavado a mano
Para limpiar las copas a mano lo ideal es ponerse guantes de goma para evitar que resbalen. Además, puedes utilizar un barreño de plástico porque si usamos piezas delicadas evitaremos roturas. Lava la copa sujetándola por la base, aplica agua tibia y jabón neutro para evitar olores que absorbe el cristal. No uses estropajos, las copas son delicadas y necesitan una esponja suave, ni tampoco agua excesivamente caliente.

Secado
Lo ideal para secar las copas es utilizar un trapo de lino capaz de eliminar cualquier mancha o huella de dedos; coge la copa por la base, introduce el trapo en la copa y ve girando. Para aportarle brillo extra después de lavar, pasa un algodón con agua y vinagre blanco y dejar secar al aire.

Estos pasos representan una forma de conseguir limpieza, brillo y protección de manera sencilla y eficaz para cuidar no solo de las copas sino de todos los cristales sin tener que comprar un producto específico.

Con estos consejos de limpieza tendrás las copas limpias, relucientes y sin manchas.

Fuente: Hogarmanía

Imagen: web

Comentarios

comentarios