1510099502956

La pintura se redimensiona con culturas y materiales mixtos

Lo multicultural e impulsivo caracteriza una visión particular del hecho pictórico presente en las obras de Clemencia Labin. Más de 30 piezas de diversos materiales y formatos, que pueden llegar a medir más de cuatro metros o no pasar de unos pocos centímetros, se exponen bajo un concepto que rompe la norma. Bizarra es el nombre de la muestra que se inaugurará el domingo, a las 11:00 a.m., en Beatriz Gil Galería de Las Mercedes.

“Mi ser es impulsivo y quiero que eso se refleje en mi obra”, sostiene la artista de 71 años, que cubrió todos los espacios con color y formas diversas luego de una ausencia de cuatro años en las galerías del país. Piñatas hechas con tela, pulpas rellenas de poliéster pintadas a mano o cuadros construidos como ensamblajes con hilos y acrílicos forman parte de una composición que comienza en los trazos de pinceles sobre lienzos de madera y que luego se transforma en voluptuosas figuras femeninas con cubiertas cromáticas.

La trayectoria de casi 30 años de Labin en las artes plásticas está marcada por la exploración visual fundamentada en lo pictórico. “A Clemencia la tenemos que entender como pintora”, explica la curadora de la muestra Ruth Auerbach, y agrega: “En este trabajo se presenta una dimensión expandida de la pintura, y una mezcla de materiales que dan cuenta de una hibridación de los diferentes entornos en los que ha vivido”.

Labin expuso por primera vez en 1992 en Caracas. “Fueron alrededor de 100 cajas mágicas que comenzaban como cuadros y terminaban siendo piezas tridimensionales. Por eso siento que en Bizarra se puede ver la evolución de mi trabajo donde conjugo diferentes procesos: la escultura, el uso de materiales superpuestos y la creación de formas”, sostiene la artista, quien en la década del 80 se residenció en Alemania, donde se formó bajo la tutela de maestros como Franz Erhard Walther y Sigmar Polke.

“En toda la muestra hay una construcción de la identidad en la que se ve cómo su nacimiento en Maracaibo, su paso por Estados Unidos y luego Alemania, donde estudió arte formalmente en la Academia de Bellas Artes de Hamburgo, la hacen redimensionar las claves del expresionismo abstracto y las del Pop Art norteamericano, al tiempo que recurre al vigoroso cromatismo de las diferentes corrientes expresionistas alemanas”, explica Auerbach.

Lo más novedoso de Bizarra es una gran instalación de ensamblajes de tela y pintura. Son cinco colgantes donde se mezclan diferentes materiales, que reciben al espectador y lo insertan en un mundo donde lo figurativo desaparece. “La luminosidad, lo colorido y la construcción de formas abstractas siempre ha estado presente en mis obras. Todo comienza con una relación pictórica que ahora ha decantado en la escultura y la ruptura de las normas”, puntualiza la artista.

Fuente  e imagen: http://www.el-nacional.com

Comentarios

comentarios