1510530036771

“La fotografía es hacer memoria, esa es una responsabilidad ante el país”

Roberto Mata dirige una escuela de fotografía que el año próximo cumplirá 25 años en 2018. El docente asegura que en las recientes protestas la población sabía cómo enfrentarse al cerco mediático oficial usando medios de comunicación alternativos.

Mata tiene un propósito claro en la vida: ser útil al país. “Yo no sé hacer fotos de protestas, no soy fotógrafo de conflictos ni fotoperiodista”, dice el director y profesor de una escuela de fotografía que lleva su nombre. “A mí me gusta la gente, y hacer retratos es un pasaporte para conocer a más personas”, agrega con una sonrisa en el rostro que delata su facilidad para crear empatía, un sentimiento que le ha sido útil en su experiencia profesional como retratista.

Durante las protestas del 2014 fue uno de los abanderados de los medios de comunicación no convencionales para divulgar los atropellos de los organismos del orden público. Escribió y publicó testimonios en los que les daba la voz a las víctimas y registraba la historia del país en retratos. “Pienso que en un momento como ese es un deber ciudadano servir como puente. Si sé hacer algo, pues tengo que hallar la forma de comunicarlo”, indica Mata.

—¿Qué diferencias encontró entre las protestas del 2014 y las del 2017?

En 2014 el cerco informativo nos agarró a todos fuera de base. Yo sentí que toda persona que tuviese una posibilidad de compartir información tenía que hacerlo. Busqué una víctima, le tomé su testimonio sin saber en realidad qué estaba haciendo. Escuche, escribí, hice un retrato y lo subí a Instagram. Me di cuenta de la responsabilidad de lo que hice: servir como un canal de comunicación. Desde entonces, asumí el rol de registrar testimonios y terminé haciendo 21 casos. En 2017, la relación con el cerco mediático fue distinta, ya todo el mundo sabe que primero hay que ir a Twitter o a Instagram porque en los medios tradicionales puede que ni aparezca la información.

—Un fotógrafo nato

Roberto Mata tiene 50 años de edad, de los cuales 24 los ha dedicado a la enseñanza del quehacer fotográfico con una escuela que fundó en el año 1993. Nació en Valencia, estado Carabobo, en el seno de una familia de 10 hermanos, donde él ocupa el octavo lugar. Aprendió a tomar fotos de manera autodidacta: cuando cursaba bachillerato, a través de su abuelo le llegó una cámara a las manos y desde entonces se interesó por el registro fotográfico. Como no podía costear los rollos, comenzó a trabajar en lo que mejor sabía y no ha parado hasta el presente. Dicta los cursos de Iluminación en Locación y Digital 3, y desde 2014 escribe testimonios que publica en el portal web Prodavinci.com.

Fuente e imagen: elnacional

Comentarios

comentarios