cine

"La economía de la Ley de Cine no se sustenta con la inflación que tenemos"

Solteras indisponibles se estrena mañana en Venezuela. Es la séptima película desde 2008 de Carlos Daniel Malavé, un director que además es el actual presidente de la Cámara Venezolana de Productores de Largometrajes (Caveprol), gremio fundado en 1979 como expresión de una manera industrialista de entender el cine, que ha estado en polémica desde entonces con la concepción cultural de la Asociación Nacional de Autores Cinematográficos (ANAC).

Se trata de una comedia romántica con Daniela Alvarado, Vanessa Mendoza y Gaby Mezone en los papeles protagónicos, y con una característica singular: dura dos horas 19 minutos. Parece mucho para ese tipo de películas, pero Malavé lo compara con Sex and the City (2008), que dura pocos minutos más. Considera que es el tiempo necesario para contar bien las historias de amor de las tres amigas que son los personajes principales.

–Detalle un poco el modelo de cine independiente que propone

–Hoy en día el promedio de ventas de una película latinoamericana, que no sea de un gran cineasta, es de entre 20.000 y 30.000 dólares. En ninguna otra parte del mundo puedes hacer una película con eso, que no sea de hiperbajo presupuesto, y aquí puedes hasta filmar con una buena cámara. Yo desde hace mucho tiempo dije que iba a trabajar con ese presupuesto, para generarle al inversor un retorno. En Solteras indisponibles gastamos el año pasado 30.000 dólares, y tenemos ofertas de compra por mucho más de lo que yo pensaba. Cuando esta coyuntura pase, si es que pasa, y volvamos a la “normalidad” entre comillas, las películas volverán a costar 100.000 o 300.000 dólares, pero uno ya está preparándose para eso.

–Usted es un “hijo” de la Ley de Cine, puesto que comenzó a hacer películas después de la reforma de 2005. ¿Qué pasa hoy con ese modelo?

–Todo eso era falso. Yo decía que era una bomba que nos iba a explotar en la cara, y nos explotó. La economía de la Ley de Cine no se sustenta. Con la inflación que tenemos, el dinero no es suficiente. Ahorita mismo en el CNAC hay 16 proyectos de largometraje, de los cuales, posiblemente no haya plata para financiar ni siquiera dos. Por supuesto, que soy un hijo de la Ley de Cine, y estoy agradecido, pero fue algo que funcionó hasta cierto momento.

Fuente e imagen: http://www.eluniversal.com

 

Comentarios

comentarios