2711VENEZOLANOSEMI620

JCar Games: videojuegos con firma venezolana

Videojuegos venezolanos: JCar Games

Una carrera contra el tiempo en la que hay que ascender, mediante saltos que ponen a prueba los reflejos del jugador, sobre las ramas de un árbol. Una nave espacial que, viajando a través de la galaxia, debe esquivar meteoritos y asteroides.

Una estética retro que rinde homenaje a los hermosos años 80 y 90, en los que las máquinas Arcade eran uno de los entretenimientos favoritos de grandes y chicos. Lo más fascinante es que todo esto ha sido creado por talentoso ingenio venezolano mediante JCar Games, una productora de juegos de video que con esfuerzo, trabajo duro, dedicación y cariño, ha logrado que sus títulos hayan sido descargados por cientos de personas.

Jose Rivera, co-creador de JCar Games, es un habilidoso emprendedor, nacido en la hermosa isla de Margarita y, actualmente, reside en Madrid. Ha sido fan de las consolas y de las computadoras desde que tiene memoria.

Cuando contaba con tan solo 15 años, Jose se aventuró, sin estudios previos pero con mucha constancia, a la creación de su propio servidor para un videojuego.

A pesar de las complicaciones y de un año dedicado, en los tiempos libres que le permitía el colegio, al diseño de un mapa en el que los usuarios pudiesen desplazarse libremente, Jose supo que quería dedicarse a hacer juegos de estilo vintage.

Al igual que muchísimos venezolanos, Jose emigró a España en búsqueda de nuevas oportunidades, tanto de aprendizaje como laborales. Ya con carrera universitaria y mucha más experiencia, se dedica, aparte de su trabajo, a seguir construyendo, mediante la informática, ideas que le permitan seguir creciendo y que se puedan traducir a funcionalidades concretas. “De acuerdo con mis proyectos, estoy buscando desarrollarme hacia el área de aplicaciones funcionales, las cuales puedan ayudar en el día a día de los usuarios”.

JCar Games en Google Play

JCar Games nace de la unión entre los nombres de Jose y de Carlos, un primo que, según sus propias palabras, ha sido una de sus mayores influencias y a quien le debe mucho en el avance, en el cultivo y en el desarrollo de sus destrezas.

Space ScapeJCar Games ha lanzado, en la importante plataforma de descarga Google Play, juegos como “Space Scape”, que recuerda a las doradas épocas del inmortal Atari, en el que se viaja a través de un espacio estrellado y repleto de obstáculos; y otros como “Jumpy”, en el que manejamos a un simpático personaje pixelado que, en fracciones de segundo, debe decidir, a contrarreloj, hacia donde dirigirse (derecha o izquierda) en la escala de un árbol infinito.

Como es natural, y siempre suele suceder al comienzo de cualquier camino en el área creativa, al principio los juegos de JCar Games eran compartidos por un íntimo círculo de amigos y familiares.

Al pasar de los meses y las recomendaciones de personas satisfechas, la influencia ha ido creciendo. Muchos se han sorprendido con la profesionalidad y la versatilidad del logro alcanzado.

Jose considera que en Venezuela hay una cultura sólida de juegos de video en lo referente a conocimiento y actualidad con respecto a las vanguardias y a los últimos estrenos. “Mi primo, por ejemplo, aún estando allá y no teniendo la oportunidad de comprar las últimas consolas, ya que hay otro tipo de prioridades, siempre me escribe para hablarme sobre los últimos juegos que han salido”, asevera.Jumpy

Sin embargo, está convencido de que, en lo respectivo a creación y diseño, Venezuela aún se encuentra en una fase embrionaria y queda mucho por crecer. “Estas son carreras profesionales que se desarrollan, mayormente, en países en donde dan oportunidad a las personas que ven más allá de las carreras comunes”.

JCar Games, del igual formaque muchas aventuras concretadas por venezolanos, tanto en nuestra tierra como en el exterior, es una prueba de que, a pesar de las dificultades, somos un país capaz de producir personas dispuestas, al igual que  la nave del videojuego, a seguir adelante a pesar de todos los obstáculos que se nos puedan presentar.

Por: Tomás Marín

Fuente e Imagen: RootSalad

Comentarios

comentarios