La Navidad en Venezuela este año pasa de largo

Pocos venezolanos podrán disfrutar esta Navidad de sus tradicionales estrenos de ropa, delicias gastronómicas o los juguetes del Niño Jesús, como resultado de una situación que tiene a la mayoría de los ciudadanos del país con la soga económica al cuello.

Muchos, tendrán que escoger entre una de estas tres tradiciones, reducir el gasto en todas ellas, o centrarse en una exclusiva, mientras que los más desfavorecidos no tendrán tanta suerte, a pesar de los bonos  extras que ha empezado a entregar el Gobierno de Nicolás Maduro.

Con una inflación que en 2017, según el Parlamento, puede llegar al 2.000 %, el salario mínimo en177.507 bolívares -53 dólares según el cambio oficial, menos de dos, según el paralelo ilegal que dicta la mayoría de los precios- los venezolanos quedan en una situación todavía más complicada que en 2016 por estas fechas.

"Diciembre, que en cualquier parte del mundo es considerado como el mes de mayor auge comercial, no está siendo así porque simple y llanamente el ingreso de los venezolanos en este mes no les alcanzó para absolutamente nada", asegura la presidenta del Consejo Nacional del Comercio y los Servicios (Consecomercio), María Carolina Uzcátegui.

La máxima dirigente de la patronal indicó en entrevista con Efe que "más del 95 %" de los venezolanos" utilizaron los ingresos navideños, incluidos los bonos aprobados por el Gobierno, "exclusivamente para comida".

"Al venezolano no le queda nada para gastar en el resto de las cosas que tradicionalmente gastaba", sentencia.

En la urbanización Chacao, en el este de Caracas, una docena de personas hace cola para comprar vegetales. Muchos de estos alimentos, como el pimentón o la cebolla, forman parte de las hallacas, protagonista de la mesa navideña junto con el pernil de cochino, la ensalada de gallina o el pan de jamón.

Uno de los expendedores, que prefirió no identificarse,  asegura que tiene que subir semanalmente los precios de los alimentos debido, sobre todo, al incremento que también sufren los repuestos y el mantenimiento de su camión de transporte.

Comenta que el precio de la zanahoria o el pimentón están, "mínimo un kilo", a 10.000 bolívares (tres dólares al cambio oficial) y la cebolla, la más costosa, a 25.000 (7,4 dólares).

Alfredo Bencomo, comerciante de la zona,  asegura que "indudablemente" este año el plato navideño, "se ha reducido".

"Aquí no vamos a caernos a embustes. Hay una reducción en cuanto al consumo alimenticio", declara, y reconoce que los tiempos en los que se invitaba a hallacas a familiares y vecinos quedaron atrás. "Hay realmente una escasez y hay una limitación para las cosas que antes se hacían y ahorita no se pueden hacer".

El precio de la carne de cerdo, uno de los ingredientes principales de la hallaca y que no es vendida en puntos gubernamentales subvencionados, supera los 100.000 bolívares el kilo (30 dólares).

A pocos metros de distancia, Eusebia Lanz sale sonriente de una tienda de juguetes semi vacía de productos, y sin clientes, con una bolsa en la que lleva una mochila "que el Niño Jesús le mandó" para su hijo.

"La carta del Niño Jesús no va a ser exactamente la que el niño va a recibir", reconoce, aunque se muestra positiva ante las dificultades de cumplir con regalos y comida navideña.

"Antes, pues con lo que ganaba una persona podía comprar fácilmente el regalo más la comida. Ahora hay que elegir o (dar) las dos cosas en un equilibrio", afirma.

A pesar de su optimismo, revela que gran cantidad de gente de su entorno no puede, como ella, llevar los regalos del Niño Jesús y poner el plato de Navidad en la mesa.

Dice, además, que la diferencia con lo que va presentar en su mesa, entre este año y el pasado, es mucha. "Esa es la realidad".

La presidenta de Consecomercio tiene claro cuál es "el problema más grande" que tienen los venezolanos "de cualquier estrato social" a la hora de ir de compras: "Simple y llanamente sus ingresos se pulverizaron".

Fuente e imagen: 2001

Comentarios

comentarios