0412DULCEESPERA620

Consejos para no fumar y no beber alcohol durante el embarazo

Riesgos de Fumar durante el Embarazo

Numerosos estudios demuestran que fumar durante el periodo de gestación aumenta las complicaciones en el embarazo. Las mujeres fumadoras sufren con mayor frecuencia el desprendimiento de la placenta y son más propensas a tener un parto prematuro. Los bebés de madres fumadoras suelen pesar menos que la media (alrededor de 250 gramos menos). La mujer que se sienta incapaz de dejar de fumar, puede seguir algunos consejos para reducir los riesgos.

El humo y las sustancias tóxicas del tabaco pasan de la embarazada al feto a través de la sangre del cordón umbilical. El bebé recibe menos oxígeno y alimento debido a la vasoconstricción de los conductos que le nutren provocado por el tabaco.

Lo mejor es eliminar este hábito desde el principio del embarazo. Si, a pesar de todo, le resulta muy difícil dejar el tabaco, trate de:

  • No fumar más de 10 cigarrillos diarios.
  • Apagar el cigarrillo antes de la mitad, ya que la concentración de alquitrán y nicotina es mayor en la segunda mitad.
  • No fumar con el estómago vacío.

Cuanto más avanzado esté el embarazo, mayores serán las complicaciones, especialmente en el último trimestre de la gestación. De modo que si está embarazada y fuma aún, todavía está a tiempo de reducir los factores de riesgo.

Riesgos de beber alcohol durante el embarazo

El abuso del alcohol durante el embarazo puede incrementar el riesgo de que el futuro bebé tenga problemas de salud mental, sobre todo hiperactividad y déficit de atención, e incluso, afectar negativamente al rendimiento académico del niño, según revelan los resultados de un nuevo estudio, publicado en European Child and Adolescent Psychiatry, realizado por investigadores de las universidades de Nottingham, Bristol, Leicester, Oxford y Sheffield, de Reino Unido y Queensland (Australia).

La investigación se basó en datos de más de cuatro mil niños de 11 años que participaban en el Children of the 90s study, y a los que también se les había analizado cuando tenían entre cuatro y siete años de edad. En este primer estudio ya se había observado una asociación entre el consumo excesivo de alcohol de sus madres durante la gestación y su salud mental, y los expertos sugieren que ciertos problemas, como un bajo rendimiento académico, son más evidentes a medida que el niño crece.

Los patrones de consumo excesivo de alcohol en el embarazo se asociaron con niveles más altos de hiperactividad y déficit de atención, y peores resultados académicos.

Los autores del trabajo establecieron el abuso de alcohol en cuatro o más unidades de alcohol en un día, al menos una vez durante el embarazo. Los padres y profesores de los niños contestaron preguntas sobre la salud mental de estos, mientras que la información sobre su rendimiento académico se obtuvo en base a los resultados de los exámenes de inglés, matemáticas y ciencias que habían realizado en el último año en la escuela primaria.

Una de cada cuatro mujeres informó sobre un consumo excesivo de alcohol por lo menos una vez durante la gestación, y más del 50 % admitió haberlo hecho una o dos veces al mes durante este periodo. Los patrones de consumo excesivo de alcohol se asociaron con niveles más altos de hiperactividad y déficit de atención y peores resultados académicos. De hecho, las puntuaciones de los principales exámenes fueron, en promedio, un punto inferiores.

Fuente: babycenter y elbebe

Imagen: web

 

Comentarios

comentarios