al emigrar

Consejos para facilitarte la vida al emigrar de Venezuela (Parte II)

Continuación - Consejos para facilitarte la vida al emigrar

  1. Si formas parte de ese pequeño porcentaje de afortunados que se van con visa de trabajo y una oferta de trabajo formal y bien remunerada, recuerda: no conviertas a bolívares, te volverás loco y creerás que eres millonario. Pues te digo: No lo eres.

Si tu pago es en dólares, recuerda que también gastarás en dólares. Arma un presupuesto como si lo hiciese un nacional de ese país, no como un venezolano.

  1. Por el contrario, si te vas como aventurero y esperas conseguir trabajo a la vuelta de seis meses, olvídate de esa que reza: “Yo en Venezuela, era el papá de los helados, ganaba tanto y me daba tales y cuales gustos”. Bájate de esa nube.

Si hay una oportunidad laboral en un cargo 1, 2 o hasta 3 peldaños más abajo que tu último cargo en Venezuela, ¡TÓMALO! es el momento de demostrar de qué estás hecho. Ya vendrán tiempos mejores.

  1. Erradica el coprolito mental de que necesitas una camioneta 4×4 para movilizarte. ¿Razones?: Muy probable que la ciudad a donde vayas esté diseñada para caminarla y no para manejarla (especialmente en Europa).

Disfruta el mundo desde la perspectiva pedestre, no te va a pasar absolutamente nada, pero sí lo vas a disfrutar como nunca.

Otra cosa: La marca y modelo de tu camioneta, esa que tuviste que vender para hacerte de unos ahorros, no la venden en ese país, además, la gasolina no la regalan como en Venezuela, por el contrario, la venden a precios internacionales.

Movilízate en metro o autobús, el cual funciona bastante bien. A nadie le importa que carro tienes.

  1. No tildes de fracasado al que se quedó en Venezuela. Ponte en sus zapatos por un momento. Seguramente tendrá proyectos en curso que debe terminar o no está en condiciones económicas de costear una transición o simplemente no es su momento de emigrar. Respeta esa decisión.

Tampoco serás un ganador por el simple hecho de montarte en un avión y escapar de tu país. El éxito no está en el asiento de ese avión.

  1. Seguramente llegarás a casa de unos familiares y/o amigos connacionales, que te abrieron las puertas. Eso está muy bien. Se agradecido por ello. Pero tampoco incorpores la mentalidad de ghetto.

Es decir, no seas de esos que tienen 20 años en un país extranjero y no se relacionan sino con la colonia venezolana exclusivamente. Deja el tercermundismo y la solidaridad malentendida y empieza a relacionarte con los locales.

Después de todo, vas a estar mucho tiempo entre ellos, y puedes aprender varias cosas. Ellos constituirán el nuevo network que perdiste al emigrar.

Continúa…

Por: Luis Enrique Bolívar

Fuente: http://www.emigrandoando.com.ve

Imagen:web

Comentarios

comentarios