Nueva Ley de Ciudadanía de Canadá favorece a los extranjeros

La nueva Ley de Ciudadanía de Canadá, sancionada el  año pasado, y cuyos cambios empezaron a entrar en vigor de manera progresiva en el mes de octubre para finalizar a comienzos de este 2018, hace más fácil a los extranjeros convertirse en ciudadanos canadienses.

Con su entrada en vigencia tras año y medio de discusiones en el Parlamento,  busca derogar gran parte de los cambios que el anterior Gobierno conservador había realizado en junio del 2014.

Esta ley, que recibió el consentimiento de la corona o sanción real el 19 de junio del 2017, aparta escollos a los extranjeros y elimina completamente la que había sido la modificación más polémica del Gobierno conservador: la disposición que permitía despojar de la nacionalidad canadiense a quienes tuvieran doble nacionalidad, en caso de ser declarados culpables de terrorismo, traición o espionaje, según la sentencia, o si se convirtieran en  miembros de una fuerza armada de un país o grupo organizado involucrado en una disputa con Canadá.

Con estas modificaciones se cumple una promesa de campaña del primer ministro Justin Trudeau, quien anunció que buscaría simplificar el proceso de ciudadanía, mejorar la integridad del programa y derogar las disposiciones de la ley que establecieran una diferencia en el tratamiento de personas con doble nacionalidad versus otros canadienses.

Sobre las facultades de los agentes de ciudadanía

La Ley del 2014 concedió a los oficiales de inmigración o agentes de ciudadanía facultades especiales para tomar decisiones con respecto a las solicitudes que analizaban. La ley  aprobada no establece ningún cambio sobre este aspecto. Por el contrario, el nuevo texto refuerza la autoridad de los agentes de inmigración, al otorgarles el derecho de apropiarse de documentos de una solicitud, si se tienen motivos razonables para creer que se trata de un documento falso o presentando por motivos fraudulentos.

 Los oficiales de ciudadanía pueden examinar los expedientes y decidir si continúan su camino hacia la aprobación final por parte de un juez de ciudadanía o si el solicitante debe presentar más pruebas de que cumple con todos los requisitos exigidos por la ley para el otorgamiento de la ciudadanía.

Otros detalles de los cambios contemplados en la nueva ley

Lo que contemplaba la ley anterior vs. la nueva versión 

-No hay ninguna disposición que impida a una persona que cumple una sentencia (incluyendo una condicional) obtener la ciudadanía canadiense, tomar el juramento de ciudadanía o contabilizar ese lapso para cumplir con el requisito de la presencia física para la obtención de la ciudadanía.

-Esta disposición está derogada. Cualquier ciudadano con doble nacionalidad que sea condenado por estos crímenes debe presentarse ante el sistema judicial canadiense, al igual que cualquier otro canadiense que rompa la ley.

-El ministro de Inmigración y Ciudadanía tiene la facultad de conceder la ciudadanía canadiense a cualquier persona para hacer frente a una situación particular o una dificultad inusual o para recompensar servicios excepcionales prestados a Canadá.

-Esta disposición está derogada. De esta manera se ofrece una mayor flexibilidad a los canadienses que puedan verse obligados a vivir en el extranjero por razones personales o profesionales.

-Se prohíbe que una persona que cumple una condena, obtenga la ciudadanía canadiense, tome el juramento de ciudadanía o contabilice el lapso de condena para cumplir el requisito de la presencia física, con el propósito de obtener la ciudadanía.

-La apatridia se agrega ahora como parte de las condiciones para la concesión discrecional de la ciudadanía canadiense.

Cambios que entraron en vigor a partir de octubre del 2017:

Lo que contemplaba la ley anterior

– El solicitante debe estar físicamente presente en Canadá por lo menos cuatro de los seis años anteriores a la fecha de solicitud.

– El solicitante debe presentar una declaración de impuestos en Canadá durante cuatro años fiscales de los seis años anteriores a la fecha de solicitud.

-El solicitante debe estar físicamente presente en Canadá por lo menos 183 días al año en cuatro de los seis años anteriores a la fecha de solicitud.

-El tiempo invertido en Canadá legalmente antes de convertirse en un residente permanente no es reconocido para cumplir el requisito de presencia física.

-Cualquier solicitante de entre 14 y 64 años de edad debe cumplir con los requisitos de idiomas y de conocimientos del país.

Nueva versión tras modificaciones

– El solicitante debe estar físicamente presente en Canadá por lo menos tres de los cinco años anteriores a la fecha de solicitud.

– El solicitante debe presentar una declaración de impuestos en Canadá durante tres años fiscales de los cinco años anteriores a la fecha de la solicitud.

– Por cada día que el solicitante esté físicamente presente en Canadá como residente temporal o persona protegida, antes de convertirse en un residente permanente, será tomado como medio día, hasta un máximo de 365 días.

- Cualquier solicitante de entre 18 y 54 años de edad debe cumplir con los requisitos de idiomas y conocimientos del país.

Cambios en vigencia desde el 2018:

Lo que contemplaba la ley anterior

– El ministro decide si la ciudadanía canadiense debe ser revocada en la mayoría de los casos de falsa declaración, fraude u ocultación intencional de hechos. El tribunal federal decide si la ciudadanía canadiense debe ser revocada en caso de falsa declaración, fraude u ocultación intencional de hechos esenciales que guardan relación con la seguridad, la violación de los derechos humanos o derechos internacionales o el crimen organizado.

Nueva versión tras modificaciones

– El tribunal federal es el que decide si la ciudadanía canadiense debe ser revocada en todos los casos, a menos que la persona involucrada solicite al ministro que tome la decisión.

Fuente: me quiero ir

Imagen: web

Comentarios

comentarios